Doctor, doctor, ¿qué me está pasando? ¡Ahora quiero un Toyota!

Scion FR-S
Llevo años quejándome de Toyota y sus insulsos coches, seguro que lo sabes. Los he tildado de mil maneras: tostadoras con ruedas, lavadoras móviles, neveras, electrodomésticos de transporte… Pero en un pasado no demasiado lejano, hasta yo tuve un Toyota, y creeme, me gustaba.
El Celica 4WD Carlos Sainz Edition, el GT-Four, el MR2 MKII Turbo, el MR2 MKIII, el Supra BiTurbo de última generación, el AE86 en cualquiera de sus derivaciones, el 2000GT, cualquiera de estos aparatos hubieran sido perfectos candidatos para formar parte de mi garaje.
De hecho, el MR2 MKII turbo acabó en mi casa… Aquella máquina de motor central era un “Ferrari en miniatura”, con bestial cuatro cilindros sobrealimentado diseñado por Yamaha, nada menos, capaz de despeinar al más engominado del pueblo (otro día os cuento lo malo que me salió aquel coche…).
Pero como por arte de magia, Toyota se cargó todos sus modelos “con alma” para convertirse en un fabricante de zombies, coches sin sentimiento, coches que no te decían nada, ni al ojo, ni al tacto, ni… en fin.
Pero algo ha cambiado desde que Mr. Toyoda está al mando, y el primer resultado directo es el proyecto FT-86 y todas sus derivaciones, que deben dar como resultado un deportivo de motor delantero-central, tracción trasera, cambio manual de seis velocidades, 200 caballos o más, y un precio de adquisición apto para todos los bolsillos medios… 

FT-86 Concept 2010
El primer prototipo de este proyecto se llamó FT-86, y me enamoró, aunque había detalles, como las llantas, que no me convencían demasiado. El interior tampoco era “para tirar cohetes”, pero eh!, es un coche nipón, y Mazda a parte, parece que los interiores nunca han sido su punto fuerte.
Así las cosas, el coche evolucionó hacia el FT-86 II que conocimos en el Salón de Ginebra, y ahí me llevé un poco de chasco. La estética refinada del primer concept dio paso a un coche más macarra, en el que se habían retrasado los pilares A en su base para conseguir un parabrisas más vertical, una petición expresa de los pilotos de pruebas, para facilitar la colocación del coche en las trazadas de las curvas. La línea de cintura se había rebajado también para mejorar la visibilidad.
Toyota FT-86 II Concept 2011
Eso unido a unos pocos favorecedores paragolpes hicieron que el coche no luciera del todo equilibrado… Y a mi se me bajaron un poco las ganas locas de comrparlo que tenía. Realmente lo que importa de este coche es que el motor de unos 250 caballos, que cueste poco más de 25.000€, y que el chasis esté puesto a punto para divertirse y disfrutar de la tracción trasera. Un coche de hacer sonrisas, vamos.
Luego llegó el anuncio de que Scion fabricaría su propia versión para EEUU, y que sería la encargada de distribuir allí su FT-86 para los americanos, presentándolo en el Salón de Nueva York. Realmente en ese momento creí que sólo se trataría de un remarcado del proto negro visto en Ginebra, pero qué gran error.
El coche que descubrí ayer me ha dejado con la boca abierta. Y mira que cambia bien poco respecto al proto negro, pero demuestra que con pocos detalles (adiós feas luces LED diurnas del paragolpes, hola llantas enormes y paragolpes delantero de nueva factura) un coche puede ganar muchísimo. El color rojo es otro regalo para los ojos…

Scion FR-S
Con todo, me he vuelto a enamorar de él… y se ha convertido en un fuerte candidato ahora mismo para pasar a integrar la nómina de rotación de coches de Guille, aunque para ello primero tendrá que pasar la prueba de la presentación y demás… pero lo cierto es que confío en los ingeniero de Toyota, pues el MR2 MKIII demostró que sabían hacer muy buenos coches, con alma, con buen tacto de de dirección y grandes sensaciones a la hora de conducirlo.
Realmente si es capaz de llegar a los concesionarios con la estética del Scion, con un precio sobre los 30.000€, y con todo lo que promete… Será uno de los mejores coches de todos los tiempos. Prometer promete… pero me llevaré chasco? saldremos de dudas pronto!
Por cierto, por recordarlo que no quede: El corazón de la bestia será un 2.0 bóxer atmosférico de procedencia Subaru, con un centro de gravedad bajísimo, y más de 200 potros, como te he contado antes… Cambio manual de seis velocidades y autoblocante… soñar e ilusionarse es gratis!! para todo lo demás, ¿Toyota? Buff… que mal estoy, que quiero un Toyota, me voy a visitar al médico de urgencias…

Advertisements

4 thoughts on “Doctor, doctor, ¿qué me está pasando? ¡Ahora quiero un Toyota!

  1. Desde cuando un celica lleva traccion trasera? Yo opino que deberia llamarse TRUENO, como el Sprinter Trueno (AE86), aquel gran coche en el que esta basado este.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s