Un poco de luz sobre tráfico en webs y blogs de motor en España

Si hay un dato privado que ningún editor ni director de publicación te dará salvo por razones de negocio puras y duras es cómo le va con el tráfico de su web.

El paso a un modelo de pago de Google Analytics, así como su falta de acierto, el hecho de que no todas las webs compartan sus sistemas de tráfico y datos bajo el mismo proveedor (por ejemplo, ComScore), y otras muchas facetas hacen que sea realmente complicado lograr enterarse de quién tiene más tráfico que quién en el mundo de las webs de coches en España.

No voy aquí yo a descubrir datos estratégicos de las publicaciones para las que trabajo o he trabajado, pero sí que me gustaría quitar un poco ciertas dudas, tomando datos contrastados de proveedores libres. Vamos, datos que vosotros mismos habríais podido conseguir, y que, de hecho, podéis contrastar.

2014 ha sido un año donde la inversión en trabajo duro de una publicación en concreto ha permitido que siga creciendo en lectores, mientras otras adolecen problemas estructurales, algunas relacionadas con el diseño y el formato, otras con temas comerciales, y otras con los problemas propios de una compañía matriz que está recortando por todas las esquinas.

Podemos hacer varias clasificaciones. En webs de motor el gran problema está en eliminar primero aquellas que generan su mayor parte de tráfico debido a los anuncios clasificados. Páginas como Coches.net, que es el monstruo por tráfico de nuestro mercado, son difíciles de valorar a nivel de tráfico directo a sus contenidos, porque no podemos separar en las mediciones cuánta gente genera tráfico en sus anuncios de cuánta gente lee el contenido editorial.

En cualquier caso, ahí va el orden relativo entre webs del motor a diciembre de 2014 en España:

1. Coches.net 105

2. Autoscout24.es 400

3. KM77 531

4. AutoBild 704

5. Motorpasion 712

6. CarAndDriverTheF1.com 745

7. Coches.com 981

8. Diariomotor 1.716

9. Autoblog 1.989

10. Motor.es 2.033

11. Autopista 2.238

12. Pieldetoro.net 6.905

13. Motorgiga 8.399

14. Actualidadmotor 9.744

15. Periodismodelmotor 19.418

16. Cochesafondo 20.650

17. Highmotor 34.475

18. 8000vueltas 38.389

19. Escuderia.com 73.318

Nota: Es un orden relativo y no catalogado. Es decir, esta lista os sirve para comparar unas y otras. Si alguna web no está porque me la he olvidado, no quiere decir que no esté entre alguno de los puestos de la lista, simplemente que me la he olvidado sin intencionalidad. Podéis recordármelo o pedírmelo en comentarios o Twitter y la agregaré en el sitio relativo que le corresponda.

Nota 2: El número que aparece al lado de la publicación es el ránking absoluto respecto al ránking de las webs más visitadas de España. Así, por ejemplo, Autoblog es la web 1.989º más visitada de España.

Nota 3: En negrita están indicadas aquellas publicaciones dedicadas exclusivamente a Internet, donde no se genera tráfico a través de anuncios clasificados que compute para el tráfico, y donde el contenido no se comparte con edición impresa de una revista homónima.

¿Es mejor estar más arriba o más abajo? Bueno, todo es muy relativo. Ser “el más leído” depende no sólo del trabajo propio, también depende del enfoque de la publicación. Por ejemplo, 8000vueltas o Escudería son publicaciones de nicho, enfocadas por y para lectores apasionados por el mundo del motor, por lo que resulta imposible que, en un país como este, donde el motor no es una afición de muchos, sino de unos pocos, puedan escalar entre las webs más consultadas del mercado.

Está claro que para poder sobrevivir en este mercado, estar arriba es fundamental para poder cubrir los gastos generados y crear una publicación rentable que pueda sostenerse en el tiempo con escritores asalariados (te sorprenderías cuánta gente hay trabajando por cifras ridículas, o directamente “de valor cero”.

Otra métrica curiosa que estuvimos observando el otro día fue la de “fama de la marca” en Google, valorada en el volumen de búsquedas sobre la publicación en Google (cuánta gente busca el nombre de la publicación en el buscador). Esta medición da resultados bien distintos. ¿Por qué? Pues porque el tráfico puro y duro está influenciado por la viralización del contenido, por el éxito del mismo en posicionamiento SEO en el buscador y por otros factores. El lector promedio suele buscar directamente una publicación cuando busca esa “revista digital” y no un contenido en la misma.

Los resultados de este análisis, tomando sólo blogs (km77 o coches.net barren en esto) son los siguientes:

cf22f5dbc9517acbb0ab7a3368f3993e

Como con todo, al final y a la postre, los datos son eso, datos. De su análisis y lectura se ha de preocupar cada uno para valorar hasta qué punto le influyen en uno u otro sentido. Porque si también hiciera ese trabajo, estaría haciendo gratis lo que hay empresas que hacen cobrando auténticos pastizales a las marcas de coches (para en muchas ocasiones sacar conclusiones versadas sobre sus intereses comerciales, muchas veces relacionados con cuentas de publicidad y otros negocios).

Pues con toda esta maraña de datos, que dentro de un año espero volver a comparar para ver cómo han cambiado las cosas (si es que no lo hago antes, porque esto depende de mi tiempo libre), me despido, deseando que tengáis una buena noche de fin de año y una buena entrada de 2015.

Editado a ocho de enero de 2015, para eliminar negrita de coches.com tras observación útil en los comentarios.

Wibbi, porque somos idiotas y ya no sabemos entrar a una chica

Los animales llevan (llevamos) decenas, cientos de miles de años orquestando danzas de cortejo de lo más variopintas.

El homo sapiens, lo que somos tú y yo, hemos tenido que ingeniárnoslas para bregar con un cortejo mucho más complicado que el que nuestros antepasados tenían que ofertar.

Cualquiera que haya sido un maestro (o lo haya intentado) del arte “del cortejo” sabe lo que representa… Ese momento en un club en el que intercambias miradas con la persona “objetivo”. Ese subidón de adrenalina que se produce. Se acelera el ritmo cardiaco, trazas un plan mental de cómo entrar a esa persona. Te acercas, titubeas, sueltas algo, cruzas miradas, sonrisas, tal vez un chiste, tonteas, tal vez se alargue la conversación. Tal vez sea tu día de suerte… Tal vez acabes de conocer a la chica de tu vida (o chico… que esto es genérico).

Pero ese arte de “entrar” a personas en un club, en un bar, en un pub, a veces aunque ya las conozcas de pasada porque alguien te las ha presentado, genera una “selección natural forzosa”. Hay una serie de personas incapaces de, en sus plenas facultades (borracheras al margen) son incapaces de acercarse a “su objetivo” y ser “ellos mismos”. El miedo al rechazo, el miedo a que le hagan quedar mal, el miedo a uno mismo, les coarta, les cohíbe, y les elimina como potenciales “cazadores” válidos en esa guerra en la que se convierten las fiestas nocturnas. ¿Quién no conoce a alguien así? (de hecho, quién no conoce a muchos, o incluso, tal vez algunos de vosotros seáis así).

Mi política siempre ha sido la misma: Si solo estás, como mucho, sólo te quedarás… (vale, con tus amigos, pero solo en el “otro sentido”), pero eso no siempre ha convencido a mis amigos de que “atacar” es siempre la mejor opción…

Para esa serie de cortados, el hijo de José María Aznar se ha metido en un negocio que me parece una buena idea, al tiempo que una idea estúpida. Se llama Webbi, y, según leo en el Huffington Post, lo que busca es que hagas “check-in” en un bar, club, pub… como con FourSquare, y a partir de ese momento puedas chatear con cualquier persona que esté en el mismo local… Vamos, para que la verguenza y los miedos se queden a un lado, y puedas entablar el primer contacto de manera digital antes de invitar a una copa en la barra del bar. Una suerte de mezcla entre Meetic, Badoo y el “entrar en vivo y en directo” de toda la vida.

Sin duda, esto ayudará a muchos, pero nos convertirá en un poco más gilipollas de lo que ya somos, todo el día pegados al puñetero teléfono. Se acabaron las miradas cómplices, se acabaron las sonrisas, los cruces “esporádicos”, se acabó la adrenalina y la atracción magnética. Bienvenido, programa estúpido para que entrar sea más fácil para todos.

Reitero, yo soy de los que siempre quieren animar a la integración de todo lo que tenga que ver con tecnología con nuestras vidas, siempre que esa integración sea para la mejora de nuestras vidas. Veo en Wibbi un gran potencial para ayudar a gente que, a veces por cortada, se queda en una esquina del club sin saber muy bien que hacer, o coarta a sus amigos a “no pillar cacho” por no querer afrontar la misma situación… Pero el problema es que, como suele pasar cuando las cosas se generalizan y masifican, todo se igualará a la baja: Con Wibbi, si tiene éxito (apuesto que sí lo tendrá), conocer a la gente en un bar será tan sencillo que perderá ese “halo” especial. Perderá esa discriminación natural entre los valientes y los que no lo son tanto. Entre los que tienen buena labia y los que no. Y cuando se democratiza algo como esto, al final acabaremos viendo, si la aplicación tiene éxito, muchas más interacciones (mucha más gente interconectando en cualquier local), pero de esa misma facilidad de interconexión se perderá parte de “lo especial”.

Porque cuando “es tan fácil todo”, deja de ser especial… Como decía hace no tanto a un amigo: “sitios como tal club, donde es tan fácil ligar, hacen que la gente evite tener relaciones serias, porque se acostumbran a conocer a gente nueva cada fin de semana”. Suma a esto el dichoso Webbi y factoriza una ciudad grande (una Barcelona, por ejemplo), y… en fin, el resto te lo puedes imaginar.

Coca Cola se ríe de nosotros a la cara

Quede claro que me gusta la Coca Cola. Quede claro que, de cuando en cuando (cada vez menos a menudo) me bebo una, a poder ser, con un chorrito de limón. No viene mal en esas jornadas largas de un rally cuando estás destrozado y el tiempo no te da para comer o reponer fuerzas como se debe. Su azúcar y su cafeína te cargan las pilas. Pero sí, aunque tengo un amigo que la bebe para comer, para cenar, y para todo, empleándola como sustituta natural del agua, la Coca Cola tiene tanto azúcar que a nadie en su sano juicio se le ocurriría tomarla de manera habitual.

Por eso mi (nueva) indignación. Coca Cola estrenó ya hace unas semanas una campaña televisiva “de valores”, en la que nos habla de la importancia de tener hábitos de vida saludables. Donde nos venden la moto de la importancia de “levantarse de la silla”, y no permanecer sentados, para evitar la obesidad que cada día puebla más nuestro mundo.

El anuncio, como ves, se cierra con un hombre sacando una Coca Cola de cristal de una máquina. No, no es Zero, ni light… Y se la bebe. El anuncio es bueno, reconozcámoslo. Tiene valores, y está bien ejecutado. Pero es un timo. Es un chiste.

Es como si “Panceta Pepe” hace un anuncio televisivo de lo bueno de la comida vegetariana, y este acaba con un “fulano” comiendo una loncha de panceta. O como si Martini hace un anuncio de lo bueno de vivir sin beber alcohol, mostrándonos reuniones de alcohólicos anónimos, y el anuncio acaba con un hombre bebiéndose un lingotazo. No tiene sentido, ¿verdad?

Pongamos cifras al chiste: Una lata de Coca Cola tiene 137 calorías. Si hacemos lo que dice el anuncio, levantarnos de una silla, gastamos tres calorías. Traducción: tenemos que levantarnos y sentarnos 47 veces para quemar las calorías de tomarnos una Coca Cola. Vale, el anuncio habla de no hacer vida sedentaria… supongamos que se refiere a correr, y no a sentarse y levantarse de sillas… Entonces, haciendo cálculos aproximativos, una persona de 80 kilos tendría que correr cerca de 50 minutos para quemarlas…

Me parece muy bien que se quiera dar conciencia social contra el sedentarismo. Pero que lo haga Coca Cola no tiene sentido… De verdad. De hecho, son las bebidas azucaradas y los refrescos uno de los principales factores que han contribuido a la obesidad reinante en la sociedad moderna. No sólo son parte del problema, sino que son parte principal del problema. Meternos un mensaje de vida saludable y asociarlo a su marca es reírse del consumidor. ¿No sería más lógico y positivo para la humanidad intentar rebajar las concentraciones calóricas de sus productos?

[Foto principal por http://www.directoalpaladar.com/]

El ladrón de ideas

Esta es la historia de un personaje que, de momento, dejaremos como anónimo, pero que me preocuparé de identificar más pronto que tarde, tan pronto sea seguro hacerlo.

Este personaje, que trabaja como alto directivo de una compañía, es el perfecto muestrario del “anti-directivo-competente”. En lugar de servir de “hombre que tira del carro”, dirigiendo sus recursos en favor de los intereses de su compañía, se dedica, en cambio, a buscar favorecer su propia carrera laboral, sus intereses, su bolsillo y a sus amistades, aunque esto claramente no concuerde con lo que le interesa a la compañía que le paga, que pierde oportunidades de manera constante desde que este “personaje” llegó a su cargo.

Mi quemazón con él ha alcanzado estos últimos meses niveles alarmantes. Tiempo atrás buenos amigos me avisaron que colaborar con esta persona era peligrosa, pues tenía fama de ser un “robador de ideas”. Ignoré sus recomendaciones en parte porque trabajar con él y presentarle ideas era una manera de crecer laboralmente. Pero resulta que su fama la tiene no sólo bien merecida, sino que hasta le queda pequeña, diría yo.

Hace algo más de un año le fui con un bonito proyecto de producto, desarrollado hasta detalles concisos de su método de comercialización y promoción. El proyecto triunfó en el seno de la compañía, y directivos de mayor rango, ya de alcance internacional, jadearon su desarrollo. Al final, por algunos líos que no viene al caso, se decidió parar el proyecto. 

Todo el desarrollo del mismo contó con mi ayuda, pero siempre canalizada a través de “el personaje”. Quién me iba a decir a mí que un año y pico después, hablando con el “jefe de jefes”, este me comentaría que “el personaje” había asegurado públicamente que la idea y los bocetos eran suyos, negando mi existencia.

Alucinante. Mi quemazón crecía por momentos. Pero podía llegar lejos.

El mismo personaje me pedía consejo hace unos meses para un evento, el cual le desarrollé al completo. Obviamente se lo presupuesté y le coloqué unas condiciones sobre la mesa.

La compañía hizo suyas mis ideas (y de hecho las pretenden usar), pero claro, ¿quién se lleva las medallas? Pues “el personaje”, que además ha decidido puentearme para intentar ejecutar las ideas sin mi colaboración, para ahorrarse mi coste como asesor y gestor.

Obviamente, gracias a Dios, todo lo que le propuse necesita de mi mediación para que salga adelante (mis contactos son mis amigos, y me saben cuidar bien), así que le quedará un evento descafeinado.

Y podría seguir así un buen rato, pues numerosas propuestas mías han sido adueñadas por este “señor” (por llamarle algo).

¿Lo peor? En el seno de la compañía mucha gente está hasta las narices de este señor. Pero inexplicablemente sigue en su cargo, anclado y agarrado con uñas y dientes, destrozando marcas, destrozando relaciones inter-empresariales, y destrozando empleados que tiene a su cargo y acaban rindiendo por debajo de sus capacidades.

Se creé más bueno de lo que es, y no duda en robar ideas de los demás para tratar de medrar en una carrera con mentiras. Diría que a todo cerdo le llega su San Martín, pero la realidad es que si este “personaje” sigue medrando, acabará haciendo todavía más daño a su empresa.

Y es que puede que las ventas le respalden meridianamente respecto a los objetivos marcados. Pero hay una clave en toda compañía: no mires lo que vendes, mira lo que has dejado de vender. Además de no estar sacando todo el partido posible al mercado, este señor está creando una base porosa sobre la que está edificando un modelo de crecimiento que no es sostenible a largo plazo. Las cosas hay que cimentarlas bien, hay que hacerlas con una buena base. Sin base, puedes crecer rápidamente, pero como no aportas nada a medio o largo plazo, estás hipotecando el futuro de la compañía. Claro que a él eso le da igual: él quiere medrar y largarse de su cargo actual, y el marrón ya quedará ahí para quien venga detrás.

Trabajo = éxito

El éxito o fracaso de los proyectos no dependen de la calidad de la idea, o del dinero, sino de la implicación del equipo que tiene que sacarlos adelante.

Porque siempre es más fácil y bonito irse de fiesta o sentarse al sofá que sacrificarse, moral, fisica y económicamente, por una idea o un proyecto. Después basta con recurrir a las manidas lamentaciones de “la culpa es de los demás”, “hay mucha crisis”, etc.

No work = no succed

¿Es Enzo Ferrari Miguel Angel? ¿Da Vinci? Está claro que no

En la tele, en un reportaje de Odisea, acaban de decir que Enzo Ferrari es como Leonardo Da Vinci o Miguel Angel, un creador italiano, un artista.
No puedo estar más en desacuerdo.

Vale, sus coches son obras de arte, sí, sin duda alguna. Pero… ¿es Enzo Ferrari el diseñador de dichos coches? No.
Enzo Ferrari es uno de los primeros hombres que “masterizaron” el arte de maximizar su imagen personal, de hacer de su nombre una marca, y lucrarse a costa del talento de otros.
Enzo contrató a los mejores, los atrajo sobre sí, con su personalidad magnética, y su manera de ver el negocio. 
Pero sus coches no los diseñaba él. De hecho, no tenía mucha idea de hacer coches, por algo ni Lancia ni Fiat le quisieron contratar, y Alfa le puso por debajo en su escalafón de Wifredo Ricart (dedo en la llaga, lo sé).
Los coches son obras de autor. De su diseñador, de su ingeniero. Si el 250 GTO es una belleza y una escultura no es por el trabajo de Ferrari, sino de los ingenieros que inspiraron su motor, y de Scaglietti por diseñar su carrocerñia.
Aceptaría que alguien comparara a Miguel Angel con Scaglietti o con Sergio Pinin Farina. Pero no con Enzo… Y mucho menos comparar a este con Da Vinci, un superdotado mental que era un inventor y creativo innato.
¿Era creativo Enzo? No. No quería nada creativo, se oponía a la reforma y la modernidad… Era su equipo de diseño e ingeniería los que le daban esos valores a la marca.
Enzo era un gran gestor de su nombre de marca, de su marca de coches. Tan buen gestor que aun cuando llevó a la quiebra a su compañía, pudo venderla por una gran cantidad de dinero a la Fiat.
Diría que Enzo tendría más parecido con Steve Jobbs, que si bien hoy por hoy ya no diseñaba nada, ni metía la mano en lo técnico, sí que tenía claro, día a día, lo que quería que inventara su marca Apple, el producto que quería vender.
Enzo era CEO, no diseñador, no artista. Era un hombre de negocios no un creativo.
Así que sí, dejemos de soñar y mal-comparar a un hombre con grandes artistas. Su marca era y es más grande que el.

Un pequeño extracto…

…sacado del vídeo 50.000 razones para enamorarse

“… Al final son las curvas las que dan forma a los viajes
un viaje sin ellas sería un mero tránsito aburrido.
Porque lo mejor del viaje no es alcanzar el destino
sino disfrutar del trayecto, de cada metro del mismo.
Porque puedes ir al mismo lugar muchas veces
pero no repetiras la misma curva dos veces con el mismo sabor.
Sólo esos coches que son capaces de hacerte disfrutar
de dejarte marcada una trazada en tu memoria
de erizarte el vello de los antebrazos
de generarte hormigueo en la punta de los dedos
deberían tener el lujo de formar parte del garaje de un verdadero aficionado.
 
Puede que te preguntes qué es ser un verdadero aficionado
y te diré que es una especie en extinción
un grupo de personas capaces de apreciar
lo que en realidad es la pasión por los coches
y que se reduce a la capacidad de disfrutar utilizándolos.
No se trata de ir rápido
no se trata de llegar antes
no se trata de ser más veloz que los demás.
Se trata de tener la mejor experiencia posible
de vivir algo único e irrepetible.
Y sólo los que realmente lo han vivido sabrán de lo que hablo.
Créeme, amigo mío, que cuando te digo que este coche
es especial y merece este homenaje
es porque se lo ha ganado a pulso
y lo ha hecho durante los últimos 50.000 kilómetros.
No los olvidaré jamás”